Bringing Abuse to Light, London. Reporting from Spain, Dr. Guillém Sánchez (El Periodico de Catalunya)

IMG_2416

Text of the reporting given by Dr. Guillém Sánchez (http://www.elperiodico.com/es/autor/guillem-sanchez/), from El Periódico de Catalunya

======

The real extent of the problem regarding the sexual abuses suffered by Spanish minors among the Jehovah’s Witnesses is still a mystery. We have no approximate numbers or percentages of the victims, we are almost completely unaware. As in the majority of the world’s countries, we have a lot of work to do.

For the Spanish government, neither was a priority figuring it out nor discovering which were the sexual abuses suffered by minors who studied in religious schools in the past, when the Catholic Church had a lot of power in Spain.

However, in Spain and among the Spanish citizens, this attitude of indifference is changing little by little. More and more children come forward and confess that they were assaulted by paedophiles. Save the Children shows that in Spain, that counts forty-six million inhabitants, ten reports of sexual assault of minor are presented each day. Despite that, experts say that the real number of victims is greater than the one who has been discovered.

Generally, the Spanish index of sexual assault is below the Swedish one. According to Eurostat, in Spain, the sexual index (sexual crimes reported per inhabitant) is 19 out of 100.000 inhabitants. In Sweden is 177. This does not mean that in Sweden there are more sex offenders than in Spain, but that in Sweden people are more likely to report an assault. This also means that in Spain the victims keep silent.

El Periódico de Catalunya, the paper for which I work, revealed throughout 2016 the biggest case of paedophilia in Spanish religious schools by now. More than 40 victims came forward and 12 professors of the Marist Brothers where reported for sexual assault. Event though this journalistic investigation has been recognized with the Ortega y Gasset award, the most renowned Spanish-language award for journalism, things still must be changed.

Eleven out of the twelve professors reported in the Marist Case will not be prosecuted because the crimes they committed are statute-barred. Sex crimes on minors in Spain become statute-barred too early: the law in order must be modified so that the victims can get the justice they deserve. As of now, the Spanish government has not planned to do so.

Spanish public authorities, despite the substantial number of victims we mentioned before, have not promoted a single measure to compensate the victims of those eleven professors that will not be prosecuted.

If compensating the victims that were sexually assaulted in the Church schools is not a priority for the Spanish government, taking action to unveil the crimes endured by the minors inside an organisation like the Jehovah’s Witnesses is even less important.

El Periódico de Catalunya has published in Spain the only cases of sexual assaults occurred inside this religious institution that we officially know of and they are still very few. The most important is the one regarding Noelia Piris, a child raped at the age of eight by a senior of her congregation. It happened in 1994. Noelia reported it to her mother and the aggressor admitted the facts. However, the congregation pressured Noelia and her mother into shutting their mouths.

“If you report it, you will stay out of Paradise”, the seniors told to Noelia. She was menaced with the worst nightmare for a Jehovah’s Witness to shut her mouth. They also denied her the psychological help she needed, they left her alone. Because of that institutional abuse, her psychological health has been damaged for ever. After this interview, Noelia has presented a report against her aggressor 21 years later, but the crime had recently became statute-barred, so the aggressor will not be prosecuted.

El Periódico de Catalunya, with the help of ex-witnesses like Miguel García who is a part of this meeting today, has also revealed the parallel justice inside the Jehovah’s Witnesses organization, the terrible consequences that entail their judgments, since they can even be able to separate entire families, and the intolerable persecution against homosexuals.

In November 2016, El Periódico published also the senior’s letters giving specific instructions on how to deal internally with the sexual assaults of minors that were occurring in Spanish congregations. The same letters were received by the congregations of the rest of the world. They were written in New York, as Barbara Anderson knows very well. Those letters prove that also in Spain exists a secret archive that guards all the cases of paedophilia occurred in this organization. The institution itself confirmed it in a phone conversation with El Periódico.

This is happening not only among the Spanish organization of the Jehovah’s Witnesses, it’s a global phenomenon. That’s why Trey Bundy’s initiative is so important: the petition to publish the secret archives of sexual abuses on minors must be collective and international, because as long as The Watchtower from New York does not order it, it will not be published in Spain. The Spanish government, as of now, has showed no interest in taking any action. Maybe this collective and international claim will not change the mind of The Watchtower, but it will surely make governments like the Spanish one realize that the fight against paedophilia starts with the knowledge of the real extent of the problem.

Thank you very much !

Guillém Sánchez (Twitter)

Candance Conti: “Al denunciar los abusos que sufrí en los Testigos, perdí a mi familia”

Fuente: http://www.elperiodico.com/es/noticias/sociedad/candance-conti-denunciar-los-abusos-sexuales-perdi-familia-6009556

La joven de California obtuvo en el 2012 la primera gran victoria judicial contra la pederastia oculta en la organización religiosa

Candance Conti: "Al denunciar los abusos que sufrí en los Testigos, perdí a mi familia"

GUILLEM SÀNCHEZ

Candance Conti durante su entrevista con EL PERIÓDICO en el hotel ACE de Londres.

GUILLEM SÀNCHEZ / LONDRES

LUNES, 1 DE MAYO DEL 2017 – 18:53 CEST

Candance Conti nació dentro de una congregación de Testigos de Jehová, en Freemont (California). En 1993, cuanto tenía 9 años, sufrió los abusos sexuales del hombre con el que se casó su madre, Jonathan Kendrick. El propio pederasta admitió tales abusos a la congregación y los ancianos -nombre que reciben los líderes de cada colectivo- informaron a la Watchtower.

En estricto cumplimiento de lo que ha sido hasta la fecha la política de autogestión de cada caso de pederastia reportado dentro de esta organización religiosa con más de 8 millones de fieles en todo el planeta, el maltrato sexual de Candance nunca fue denunciado a la policía. En el 2012, un jurado americano le dio la razón y obligó a su agresor -y también a los Testigos de Jehová- a pagar la indemnización más importante con la que ha sido multada una organización religiosa en Estados Unidos. Años más tarde, sin embargo, la apelación de los Testigos prosperó y se redujo ostensiblemente el importe y la responsabilidad civil de la confesión. Sin embargo, la victoria judicial que Candance había obtenido con poco más de 20 años ya había perforado la roca y, tras muchas décadas de oscuridad para las víctimas, comenzaba a filtrarse algo de luz desde el exterior.

-Cuando comenzaron los abusos sexuales de Kendrick, ¿pediste ayuda enseguida? No. Entonces tenía demasiado miedo. Sobre todo a ser expulsada de la congregación. No me sentía segura para decir nada entonces.

-¿Cuándo decidiste decirlo? Más adelante, cuando entendí que él [Kendrick] podría estar haciendo lo mismo que me hizo a mí a otros niños. No podía sacarme eso de la cabeza.

-¿Hablaste con los ancianos [líderes de la congregación]? El primer anciano al que recurrí se me quedó mirando y me respondió: ‘¿Qué quieres que haga yo? ¿Empezar una cruzada en solitario?’

-¿Te rendiste? No. Hubo más reuniones con ancianos. Pero eran sobre todo para que yo demostrara que las acusaciones sobre Kendrick eran ciertas. Me pusieron en una situación muy difícil, haciéndome preguntas delicadas, me di cuenta de que trataban de sonsacarme información en lugar de ayudarme.

-¿Fue entonces cuando decidiste salir ‘al exterior’ y denunciar? No había más opciones. Ni siquiera se esforzaron en mentirme. Si lo hubieran hecho, y me hubieran prometido que se encargarían de que Kendrick no abusara de más menores, tal vez nunca habría presentado ninguna denuncia.

-Eso te convirtió en la primera víctima que ha ganado un proceso así contra los testigos… ¿creías que eso sería posible? No, claro que no. Parecía una batalla imposible. Pero tenía que intentarlo. Ellos describen la vida junto a Jehová como estar en “la verdad”. Yo sentía que con “mi verdad” me estaba enfrentando a todo eso.

-Con el tiempo, ¿has ido tomando conciencia de la importancia que tiene la victoria que lograste? Un poco. Pero espero que sirva todavía más. Si todo aquello permitió proteger al menos a un menor de sufrir lo mismo que yo, entonces todo esto habrá valido la pena.

-¿Confías en que habrá más sentencias como la tuya en el futuro? Claro, yo no puedo ser la última.

-¿Te asustó la repercusión mediática que tuvo tu caso? No demasiado. Estaba más preocupada por otra cosa, por la posibilidad de perder a mi familia en cuanto se hiciera público que había presentado esta denuncia. Eso me asustaba mucho. Y yo sabía que en cuanto se supiera, sucedería. Porque para la organización mi demanda significaría que yo estaba atacando a los Testigos de Jehová.

-¿Ocurrió? Sí, los perdí a todos. Excepto a mi madre y a mis abuelos.

-Qué duro… Sí. Y yo nunca ataqué sus creencias. Todo el mundo tiene derecho a creer en lo que quiera. Nunca le diría a nadie que lo piensa es malo. Solo dije que tal vez las cosas deberían hacerse de un modo distinto dentro de la organización para proteger a los menores.

-¿Crees que algún día tus familiares lo entenderán? Tengo esa esperanza.

-¿Te arrepientes de haber tomado la decisión de enfrentarte judicialmente a los Testigos de Jehová? No.

El Periódico: Cerco internacional a la ocultación de abusos a menores en los Testigos de Jehová

Fuente: http://www.elperiodico.com/es/noticias/sociedad/cerco-internacional-a-la-ocultacion-de-abusos-a-menores-de-los-testigos-de-jehova-6009083

Un encuentro en Londres teje alianzas para denunciar la justicia paralela de la organización religiosa

EL PERIÓDICO, único medio de España convocado a la jornada de víctimas, abogados, policías y periodistas

Cerco internacional a la ocultación de abusos a menores en los Testigos de Jehová

BELGA PHOTO / NICOLAS MAETERLINCK

Bautismo de testigos de Jehová en Gante (Bélgica).

GUILLEM SÀNCHEZ / LONDRES

LUNES, 1 DE MAYO DEL 2017 – 12:57 CEST

“No queremos derribar la Watchtower [nombre abreviado con el que se denomina la Watchtower Bible and Tract Society, el cuerpo gobernante de los Testigos de Jehová ubicado en Estados Unidos], sino tan solo denunciar que esta organización religiosa tiene una política que hace mucho daño a las personas y que, además, es ilegal”, explica Trey Bundy, un periodista del CIR (Center of Investigating Reporting) que ha pasado los tres últimos años de su vida investigando este credo.

Cerco internacional a la ocultación de abusos a menores en los Testigos de Jehová

GUILLEM SÀNCHEZ

De izquierda a derecha, el periodista Trey Bundy y las víctimas de abusos en los Testigos de Jehová Debbie McDaniel, Candance Conti y Nick French, en Londres.

Bundy ha impulsado en Londres un encuentro internacional de abogados, policías, extestigos activistas, víctimas y periodistas -procedentes de 9 países distintos– que han contribuido a revelar lo que ocurre en el seno de esta organización. EL PERIÓDICO, el diario que hasta la fecha ha destapado los principales casos que se conocen en España, ha sido el único medio español invitado a la jornada, celebrada el 27 de abril.

“Los Testigos de Jehová siguen sin denunciar públicamente los casos de pederastia que se dan dentro de sus congregaciones”, recordó Bundy al inicio de la reunión. Por eso era necesario “dar un paso más” para conectar a profesionales de distinta procedencia que puedan seguir trabajando más coordinadamente para lograr que eso cambie.

GOBIERNOS INDECISOS

Hasta la fecha, solo el Gobierno australiano ha investigado a fondo esta organización. La Royal Comissión concluyó que en el interior de la comunidad australiana de los Testigos, formada por 68.000 feligreses, se habían silenciado más de 1.000 abusos a menores cometidos durante los últimos 60 años.

En Inglaterra se ordenó a la Charity Commision que inspeccionara a los Testigos, que recurrieron la decisión hasta que el Tribunal Supremo la desestimó definitivamente, instante en el que la organización dio orden de destruir documentación sensible. Más expeditiva en sentido contrario ha sido Rusia, que acaba de prohibir esta organización. España, de momento, no ha movido ficha.

El Gobierno de Estados Unidos tampoco ha mostrado ningún “interés” en actuar, recuerda Bundy. Y en los juzgados, la organización ha optado por “pagar multas millonarias” para desobedecer los fallos de magistrados que les han ordenado entregar documentación sobre casos de pederastia. “No respetan las leyes de los hombres”, sentenció Irwin Zalkin, un abogado estadounidense que ha llevado varias demandas civiles contra esta confesión, durante su intervención en Londres.

PUBLICAR EL ARCHIVO DE ABUSOS

En todo el mundo hay más de ocho millones de testigos de Jehová. Solo en España hay más de 100.000. Se trata de una organización piramidal que late al dictado de la Watchtower de Estados Unidos. Lo demuestran las cartas que esta cúpula envía a los ancianos de todo el planeta (los ancianos son los líderes de cada una de las congregaciones) y, que entre otros asuntos, contienen instrucciones para silenciar todos los casos de abusos sexuales a menores de su comunidad.

Las cartas que se enviaron a las congregaciones españolas, publicadas por este diario, son simples traducciones de las originales, escritas en inglés. Una de estas misivas ordenó en 1997 crear un archivo interno de casos de pederastia. Mandaba redactar “un informe” completo de cada abuso sexual a menores que se detectara en su seno.

El abogado Zalkin explica que, en los juzgados, la Watchtower optó en primer lugar por “negar” la existencia de este archivo. Después reconocieron que existía pero explicaron que, debido al hecho de que existen 14.000 congregaciones en Estados Unidos, tardarían “20 años” en reunir y ordenar toda la información. Más adelante, tras admitir también que la información había sido digitalizada e indexada, respondieron al juez que “no iban a entregar los documentos“.

Estamos cansados“, explica Bundy, que ha entrevistado personalmente “a casi 300 personas” que han sufrido abusos o que han contactado con él porque conocen a una víctima con miedo a hablar personalmente. Hasta que esta base de datos que esconden no se publique y no aflore el tamaño real del problema, “el Gobierno americano no obligará a la Watchtower a cambiar su política”, reflexiona.

En Londres se comprobó de nuevo, al contrastar las ponencias de países diversos, que la política que siguen las respectivas congregaciones son exactas porque se trata de una multinacional gobernada con mano de hierro desde Estados Unidos. En consecuencia, los daños que esta política -que intrepreta literalmente la Biblia– provoca en sus creyentes españoles son dolorosamente parecidos a los del resto del mundo: porque coacciona a las víctimas de abusos, rompe familias o persigue a los homosexuales.

FAMILIAS DESTROZADAS POR LA FE

Debbie McDaniel, Candance Conti y Nick French, tres extestigos que sufrieron abusos en la infancia, explicaron en la capital inglesa que lo peor fue el precio que tuvieron que pagar por pedir ayuda fuera de la organización. Los Testigos de Jehová celebran audiencias judiciales -al margen de las leyes estatales- a través de las que juzgan a sus miembros, imponen castigos y, en último lugar, terminan en una expulsión. Los testigos tienen prohibido mantener el contacto con las personas expulsadas.

Para McDaniel, tras esta política, se esconde una estrategia para “perpetuar” la organización. Tiene el doble objetivo de aislar a los discrepantes para evitar que despierten al resto, por un lado, y disuadir a los que sienten el impulso de denunciar, por el otro. “Es violencia emocional”, explica Bundy, porque condena al ostracismo social a los desterrados, dado que los lazos con el ‘exterior’, un dominio de Satanás según les enseñan desde pequeños, son casi inexistentes. “Muchos expulsados acaban tomando la decisión de tratar de ser readmitidos al cabo de unos años, porque quieren recuperar su alma y volver a hablar con su familia”.

“EL LUGAR INDICADO PARA INVESTIGAR”

Mike Rezendes, uno de los reporteros del ‘Boston Globe’ que investigó los abusos a menores cometidos por curas católicos de Boston -una historia periodística premiada con el Pulitzer y que ha sido llevada al cine con el título de ‘Spotlight’-, invitado a la reunión, comparó la “conspiración del silencio” que se dio en el pasado dentro de la Iglesia con lo que sigue ocurriendo “actualmente” dentro de los Testigos de Jehová. “Parece el lugar indicado para investigar”, aseveró.